sábado, 25 de enero de 2014

¡Uy! ¡Qué mareo!

8 de cada 10 de vosotros os mareais normalmente en el coche. La cinetosis (más conocida como mareo), no solo nos afecta cuando viajamos en coche, también puede aparecer si nos desplazamos en tren, autocar, barco o avión. Pero aunque  el mareo depende en gran medida de los movimientos del medio de transporte, este no es el único desencadenante que lo provoca.

¿Cómo sabemos que nos estamos mareando?

La pérdida de orientación y equilibrio acompañada de sudores fríos, palidez, bostezos, salivación,
náuseas y vómitos,
suelen ser los signos más evidentes de que nos estamos mareando.

Como me consta que muchos de vosotros ya estáis preparando vuestras escapaditas para Semana Santa, desde Sana Sanita quiero daros unos pequeños consejos para que podáis disfrutar del viaje y no se convierta en un verdadero infierno.

  •  Debemos colocarnos en las zonas de menor movimiento del medio de transporte. ¿Os estáis preguntando dónde debéis sentaros en el avión? Nuestros amigos de Pharma 2.0 nos explican en el siguiente vídeo donde colocarnos para no sufrir estos desagradables efectos.


  • La comida previa al viaje debe ser ligera, ¡pero que tampoco nos deje muertos de hambre! Pues la sensación de estómago vacío también contribuye a la aparición del mareo. Si el viaje es largo debemos consumir pequeñas cantidades de líquido y comida pero con frecuencia.
  •  Evitar la lectura u otras actividades que impliquen fijar la vista.
  • Debemos evitar el calor y olores fuertes (ciao tabaco!)
  • Haz paradas para poder tomar el aire y estirar las piernas.
  • Si vamos acompañados en el viaje de alguien que sabemos que es susceptible de marearse, nunca debemos preguntar ¿Vas bien? ¿Seguro? ¿Te estás mareando? Pues lo más probable es que estemos apelando a su propia sugestión y todo acabe en un mareo de lo más absurdo.
-    
Y recuerda, si estos consejos no son suficientes, en la farmacia existen numerosos productos para evitar el mareo en los viajes. ¡No dudes en consultar a tu farmacéutico!

Espero que este post os haya servido de gran ayuda y…..

¡¡¡¡Buen viaje!!!

viernes, 24 de enero de 2014

Qué no te quiten el sueño




¿Cansados de no descansar? ¿Ya habéis contado todas las ovejas del mundo y aún así no conciliáis el sueño? 

Dormir mal es una de las principales causas de que a lo largo del día nos sintamos decaídos y extremadamente cansados. Es fundamental poder dormir bien para rendir plenamente al día siguiente.
Nuestros nuevos hábitos de vida, como son la participación en redes sociales, o las interminables jornadas laborales, hacen que no mantengamos una correcta higiene del sueño. Por ello, hoy en Sana Sanita os quiero dar unos pequeños consejos para conseguir “soñar con los angelitos”:
  • Puntualidad inglesa
Resulta indispensable realizar unos buenos horarios, lo más regulares posibles; para ello debemos acostarnos y despertarnos siempre a la misma hora. 
  • Cena ligera
No debemos cenar alimentos que provoquen una digestión pesada. Además los expertos recomiendan cenar al menos 90 minutos antes de irse a la cama. Pero ¡ojo! Tampoco debemos irnos con hambre a la cama. Recordad evitar bebidas excitantes como son el café, los refrescos de cola, o el té.
  •  Fin de WhatsApp
Se recomienda que en las dos horas previas al sueño, debemos no utilizar ni móviles ni ordenadores. Así que ya sabéis, tenemos que despedirnos pronto de nuestros amigos. Además el dormitorio está para eso, para dormir, por tanto expulsar al Ipad de vuestra habitación.
  • A oscuras
La habitación debe estar con la menor iluminación posible. Sabemos que cuanto mayor sea la oscuridad más cantidad de melatonina se va a segregar. La melatonina es una hormona que nos ayuda a conciliar el sueño, ya que nos induce a un estado de relajación y somnolencia.
  •  Mi querido colchón
El buen estado del colchón también va a ser determinante para que podamos descansar adecuadamente y no despertarnos con un tremendo dolor de espalda. Debemos ventilarlo cada día. Es mejor esperar de 5 a 10 minutos (y con la ventana abierta si es posible) antes de hacer la cama. Dar la vuelta al colchón al menos cuatro veces al año, de izquierda a derecha y de la cabeza a los pies.
  •   El mito de las 8 horas
Dormir mucho puede ser contraproducente. Un estudio reciente revela que dormir 8 horas no es lo aconsejable para todas las personas , ya que va a depender de la actividad que realicemos cada uno. Además, se concluye que dormir un promedio de 4,5 horas aparece asociado a menor tasa de mortalidad que la mitad de la muestra del estudio que durmió ocho horas o más. Según este estudio, el ideal para tener una menor tasa de mortalidad se sitúa entre las 6,5 horas y las 7,4 horas.
  
Espero que estos consejitos os hayan sido de gran utilidad.

Y ahora, a ponerse el pijamita, lavarse los dientes y ¡a dormir!


lunes, 20 de enero de 2014

Pero… ¿Qué tengo?¿Gripe o resfriado?



Estos días de frio invernal, los telediarios se encargan de bombardearnos con noticias acerca del número de casos registrados de gripe (¡y ya no digamos cuando se trata de Gripe A!), y nosotros, que ya hemos pasado hace unas semanitas por tener la nariz roja como un pimiento, el famosos lagrimeo, o esa sensación de que nos ardía la garganta, nos preguntamos  ¿era gripe o era un catarrito?



¿Qué es la gripe?

La gripe es una infección vírica que afecta sobre todo a la nariz, la garganta, los bronquios y a veces a  los pulmones.  La infección dura una semanita, y se caracteriza por una aparición súbita de fiebre, dolores musculares, rinitis, dolor de garganta y un malestar general.

La gripe suele propagarse rápidamente, ya que se transmite mediante pequeñas partículas expulsadas al toser o al estornudar.

La infección dura entre 7 y 15 días y los afectados se recuperan sin necesidad de recibir tratamiento. Sin embargo, a grupos de riesgo como son los niños, las personas mayores o aquellas aquejadas de otras enfermedades, la gripe puede conllevarles otras complicaciones.


¿Y qué es el catarro?

Es también un infección vírica, generalmente causada por el rinovirus o el coronavirus, altamente contagiosa pero en general de curso leve.

Los síntomas principales son la congestión nasal, los estornudos, el dolor o flema en la garganta, el dolor de cabeza, los ojos llorosos y una sensación de malestar general y de cansancio.

Por lo general dura entre 3 y 10 días, no tiene cura, pero podemos paliar sus síntomas.

Aquí os dejo una tabla dónde podéis observar mejor las diferencias entre gripe y resfriado:


SINTOMA
GRIPE
RESFRIADO
Inicio
Súbito, de golpe, con fiebre alta
Poco a poco, por la nariz y/o garganta
Fiebre
Alta, entre 38´5° y 39´5°
Raramente
Dolor de cabeza
Frecuente y fuerte
Raramente
Dolor muscular y articular
Frecuente y fuerte
En ocasiones, muy ligero
Temblores
Frecuente
No
Debilidad, fatiga
Pronunciado
Suave
Dolor de garganta
Frecuente
Muy común
Estornudos
Raramente
Muy común
Tos
Muy común, tos seca
Suave
Náuseas, vómitos, diarreas
Puede ocurrir, sobretodo en niños
No
Congestión nasal, rinorrea…
Sensación de nariz tapada
Muy común



¿Ya tenéis claro si lo vuestro fue una gripe o un resfriado? Seguro que sí. Pues bien, para todos aquellos afortunados que os habéis librado de estos latosos síntomas os voy a dar unos consejos sobre higiene y prevención:

  • Utilizar pañuelos de papel, tanto para sonarse como para taparse la boca ante un estornudo o tos.

  • Lavarse las manos frecuentemente. Utilizar gel hidroalcohólico que es antiséptico.

  •  En caso de que haya una persona enferma, ventilar varias veces al día la habitación.

  •  Beber abundantes líquidos, ya que la hidratación es importantísima.

  •  No tomar antibióticos (son infecciones víricas, los antibióticos no funcionarán).

  •  Existen campañas de vacunación anuales de la gripe (el catarro no tiene vacuna). Todas aquellas personas que estén dentro de un grupo de riesgo deben vacunarse.



Espero que este post os haya sido de ayuda.

 Abrigaros bien , ¡¡la gripe y el catarro andan al acecho!!

lunes, 29 de octubre de 2012

Intolerancia a la lactosa




 Hoy  vamos a hablar de la intolerancia a la lactosa. La lactosa es un azúcar presente en todas las leches de los mamíferos. La lactasa es la enzima, presente en el intestino delgado, encargada de ayudarnos a digerir la lactosa. Por tanto la intolerancia a la lactosa se trata de una enfermedad producida por el déficit (o ausencia total) de lactasa, que nos impide que digiramos correctamente la leche y sus derivados.

En España el 15% de la población es intolerante a la lactosa, frente al 1% de Suecia o al 98% de Tailandia. Estas diferencias parecen tener relación con el consumo habitual de leche, pues aquellos países donde tradicionalmente, generación tras generación, el consumo  ha sido mayor, el número de personas intolerantes a la lactosa es menor.

Normalmente los síntomas aparecen a la media hora de consumir los lácteos. Estos síntomas suelen ser: diarrea, vómitos, náuseas, dolor abdominal, flatulencias y diversas molestias gástricas. Y pueden ser agravados si  la cantidad de lactosa consumida es elevada.

No todos los lácteos afectan de la misma manera. Normalmente la leche suele ser más agresiva, mientras que por ejemplo los yogures (que están más fermentados) y el queso (cuya digestión es más lenta, y que contiene menos lactosa cuanto mayor sea el grado de curación) se toleran mejor. 

La intolerancia a la lactosa sólo se puede tratar eliminando total o parcialmente los lácteos de la dieta, esto dependerá de si el déficit de lactasa es total o no. Así pues, hay personas intolerantes que son capaces de digerir una pequeña cantidad de lácteos al día. Para ello, los deben de repartir a lo largo de la jornada en pequeñas cantidades. Para aquellos que deben eliminar totalmente los lácteos, existen a día de hoy en el mercado, diversos productos sin lactosa: leches, batidos, quesos, yogures…. Cada vez son más las marcas de alimentación que se preocupan por este colectivo, por lo que los alimentos sin lactosa son cada vez más abundantes y variados. Kaiku y Hacendado (Mercadona) son muestra de ello.

¿Quieres recibir los consejos de Sana Sanita en tu correo?